El Peor Momento de tu Vida

 

El abrazo de Dios es lo mejor que puede pasarte. Pero todo confabula para que nos perdamos de tan preciosa experiencia. Recuerdo que de niña experimentaba una reconfortante sensación al llegar a mi cama por la noche, sin duda era Dios. Con el tiempo se fueron terminando esos momentos. Es como que le subieran el volumen a un ruido que no nos permite entrar en sintonía con Dios.

Expuestos en un mundo materialista y ruidoso

Todos estamos expuestos a diversas experiencias. Expuestos a vivir todo tipo de emociones, algunas pasajeras y otras que nos marcan, a veces para toda la vida. Momentos que nos hacen felices. Otros tantos que nos causan dolor pero dejan grandes aprendizajes. Es en los momentos en que meditamos acerca de ¿Cuál es el peor momento que has atravesado en tu vida? ¿Será cuando lloraste por una pérdida? o Cuando te alcanzaron las consecuencias de tus decisiones. Tal vez cuando te defraudaron aquellos en quienes confiabas. O cuando el fracaso tocó a tu puerta.

Y es que hay situaciones que en su oportunidad parecían ser lo más desastroso que nos había pasado. Pero, por difíciles que sean las circunstancias, lo peor que nos puede pasar, es vivir separados de Dios por la corrupción que produce el pecado. La peor tragedia que podemos experimentar es vivir presos en nuestros delitos y pecados e ignorantes.

Jesús Nos Rescata

 

«Y los traeré, y habitarán en medio de Jerusalén; y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios en verdad y en justicia». Zacarías 8:8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Solo piénsalo, hubo un hombre quien, en las últimas doce horas de su vida, enfrentó todos los dolores imaginables. Desde la traición de los suyos, un juicio injusto, dolor físico al extremo, burla sin medida. Pero estos padecimientos no lo tomaron por sorpresa. Claro, estamos hablando de Jesús. Él, quien seguramente había previsto cada uno de esos dolores. Pero cuando dijo las palabras -Dios mío, Dios mío ¿por qué me has desamparado-, expresa con terrible desesperación la soledad que le produjo experimentar por primera y única vez su separación de Su Padre al momento de cargar con un pecado que no era suyo.

«Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados». 1 Pedro 2:24 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Solemos ser ingratos con quien es lo máximo

 

Para nosotros puede volverse cotidiano tratar de sustituir el amor incondicional de Dios al priorizar un deleite momentáneo. Dar la espalda a su propósito, distraerse con un ídolo, ya sea el trabajo, el ministerio, el cónyuge o una adicción. Ese preciso momento en que le damos lugar a la trampa de una mentira, a un pensamiento. Cuando decidimos conscientemente evadir nuestras responsabilidades. O simplemente quedarse dormitando cuando hay trabajo que hacer. Ese es el peor momento, al menos para aquellos que anhelamos con todo nuestro corazón agradar a nuestro Padre Celestial.

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados». Romanos 8:28 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pero es en ese momento preciso, cuando Dios que se deleita en rescatarnos, nos trae de regreso, nos muestra su gracia, de nuevo extiende su mano, otra vez nos rescata de nosotros mismos; transforma nuestra miseria en bienestar, nuestra amargura en un dulce respiro y nuestra prisión en un abrazo que lo cura todo.

«Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de Él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos». Isaías 53:3 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El Perfecto Amor

 

Su amor nos levanta y nos da otra oportunidad. ¿Has visto cuanto amor? ¿Te das cuanta misericordia? Me abruma Su obstinado amor. No lo comprendo pero lo tomo y lo agradezco y suplico no volver a propiciar otro amargo momento lejos de Él.

Me abruma Su obstinado amor. No lo comprendo pero lo tomo y lo agradezco y suplico no volver a propiciar otro amargo momento lejos de Él. @LilySanchezDC Clic para tuitear

El abrazo de Dios

Gracia es que Dios me amara en mi peor momento, cuando ignoré su voz por tener toda mi atención en un deleite temporal.

«Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo». 2 Timoteo 2:13 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

¿Ya identificaste el deleite que te aparta de ser feliz con tu Dios?

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

 

Liliana Sánchez de Cerón escribe para No Más Divorcios, es maestra de educación cristiana, y es miembro activa de la Iglesia Maranatha, San Salvador, El Salvador. Puedes seguirle en Twitter @LilySanchezDC

Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios . El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente. Agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Publicado por No Más Divorcios

El matrimonio como la primera institución creada por Dios para cumplir su misión en la tierra, el cual ha sido atacado desde el principio y hasta nuestros días; necesita ser fortalecido ante tantos desafíos que enfrenta diariamente. Reconocemos la necesidad urgente de desarrollar matrimonios y familias fuertes, que reflejen a Dios, siendo luz y sal en el lugar donde se desenvuelvan.

Únete a la conversación

7 comentarios

  1. Muy cierto cuando Dios nos abraza en esa situación con su grande amor y nos dice q todo estará bien , y nos presenta otro panorama mejor a travez de su palabra y en cada detalle

  2. Hermoso! Y sin duda Dios es bueno y el siempre nos da tiempo de volver y bos hace entender k nada nos completa como El.Bendicioned hermosa.

  3. Me enorgullece li, el Señor te siga usando , en lo que para la mayoría es una quimera , para mi un negar completo , un amor de esposa incondicional a mas o menos tres dias de cumplir 35 años de estar con tu papi quiero seguir hasta pasar a la presencia de ese buen Dios que me lo dio , seguramente para moldearme bueno cuando llegue le pregunto 😁

  4. AMEN BUENISIMO GLORIA Y HONRA PARA DIOS LO QUE HACE EN NUESTRAS VIDAS NOSOTROS SIN DIOS NO SOMOS NADA PERO EL LLEGA CON SU ABRAZO EN EL MOMENTO QUE ES

  5. Dios es tan lindo, nunca nos deja solos, ni siquiera cuando estamos totalmente de espaldas a su amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.